Arte y Cultura |

Vino y poesía ¿el maridaje perfecto?

vino y poesía

Las cenas y los amigos, la lluvia y Londres, tu serie favorita y el domingo por la tarde… Está claro que hay ciertas cosas que, combinadas, saben mejor, sobre todo si las maridas con una copa de buen vino.

El vino y la literatura siempre han ido de la mano. A lo largo de la historia, el vino no solo ha servido para acompañar la lectura de versos, sino que también ha sido utilizado como fuente inspiración para escribir bellos poemas.

Y es que hay muchos poetas que han dedicado sus poesías a los vinos. Por eso, desde Jean Leon hemos querido realizar un recorrido por la literatura para acercaros 4 poemas relacionados con el vino. ¿Y qué mejor manera que leerlos mientras tomáis una copa de buen vino?

La Oda al Vino de Pablo Neruda

Pablo Neruda, premiado con el premio Nobel de literatura, es uno de los poetas más conocidos de los últimos tiempos y dedicó una de sus poesías al vino. Os dejamos algunos de sus versos a continuación:

“El vino
Mueve la primavera,
Crece como una planta la alegría,
Caen muros,
Peñascos,
Se cierran los abismos,
Nace el canto”

Charles Baudelaire y El alma del Vino

Charles Baudelaire, uno de los poetas más destacados dentro de la literatura francesa, también quiso rendir homenaje al vino a través de sus versos. Así, escribió los siguientes versos:

“Cantó una noche el alma del vino en las botellas:
«¡Hombre, elevo hacia ti, caro desesperado,
Desde mi vítrea cárcel y mis lacres bermejos,
Un cántico fraterno y colmado de luz!»”

José Luis Borges y su Soneto del Vino

El argentino José Luis Borges no sólo se dedicó a escribir novelas y relatos cortos, sino que también le dedicó unos versos al vino en su poema Soneto del Vino:

“Con otoños de oro la inventaron. El vino
fluye rojo a lo largo de las generaciones
como el río del tiempo y en el arduo camino
nos prodiga su música, su fuego y sus leones.”

El Brindis de José Ángel Buesa

Y terminamos nuestro recorrido con el “poeta enamorado” José Ángel Buesa. Con su poema Brindis, este escritor también le rindió un bonito homenaje al vino:

“Ahora, elige tú, amiga, cuál ha de ser tu vaso:
si éste, que es como un alba, o aquél, como un ocaso.
No me preguntes nada: yo sé bien que es mejor
embriagarse de vino que embriagarse de amor…
Y así mientras tú bebes, sonriéndome así,
yo, sin que tú lo sepas, me embriagaré de ti…”

Seguro que leyendo este recopilatorio de poemas dedicados al vino os han entrado ganas de abrir una botella y disfrutar de una copa de vino¿Echáis en falta algún poema que hable de vino? ¿Tenéis alguna otra propuesta? ¡Somos todo oídos!