“Ver un corazón que vuelve a latir una vez trasplantado tiene algo mágico”


Rafael Matesanz (Madrid, 1949) fundó y dirigió la Organización Nacional de Trasplantes durante 28 años. Casi tres décadas al frente de una entidad que lucha para combatir la muerte. Repasamos con el doctor sus inicios, sus momentos vitales más importantes y cómo ha cambiado su vida después de su jubilación

¿Siempre habías querido ser médico? ¿Vienes de una familia de médicos?

Me hice médico un poco por eliminación porque llegué a la Universidad con 16 años y visto retrospectivamente con unas ideas muy vagas de las distintas carreras. Me gustaba la biología en general y la medicina me parecía muy atractiva frente a otras carreras técnicas que me llamaban menos. En mi familia no había más médico que un tío con el que por otra parte no tenía mucha relación. No puede decirse que la vocación me viniera por vía familiar, aunque lo cierto es que salió bien

Háblanos de la nefrología. ¿Qué es lo que más te atrae de esta disciplina?

Cuando la elegí en los años setenta era la única que disponía para tratar a los enfermos de una máquina, la diálisis, y de un trasplante, algo que no ocurría con otros órganos como el hígado o el corazón en aquellos años. Por otra parte, se encargaba de los enfermos mas graves en los que fallaban varios órganos, siempre con afectación del riñón. Era lo que se conocía como una especialidad “dura”, y cuando eres joven estas cosas te atraen, por lo menos era lo que ocurría entonces. Ahora la escala de valores en los médicos jóvenes es un tanto distinta, más orientada a otras especialidades.

28 años al frente de la ONT, como creador y promotor. ¿Toda una vida, ¿no?

De mis 45 años como médico en activo, he pasado 17 en el hospital y 28 dedicado a tareas de gestión. Ambas etapas son complementarias y para mi muy satisfactorias, pero no cabe duda de que la parte central de mi experiencia vital ha sido la creación y el desarrollo de la ORGANIZACIÓN NACIONAL DE TRASPLANTES. Es por lo que se me identifica, con lo que más me identifico y lo que mejor ha definido mi vida laboral.

¿Con qué te quedas de estas casi tres décadas al frente de la ONT?

Con el momento de recoger el Premio Príncipe de Asturias de Cooperación Internacional 2010 y también ese mismo año con el día de la aprobación prácticamente unánime de la Directiva Europea de Trasplantes que habíamos liderado nosotros desde la ONT por parte del Parlamento Europeo. Probablemente estos dos instantes y la satisfacción de saber que cientos de miles de enfermos se han trasplantado gracias a esta organización es lo que mejor compensa los esfuerzos realizados.

¿Cómo se explica que España sea durante 26 años líder en donaciones y trasplantes? Son unas cifras que a veces pasan desapercibidas, pero tienen mucho mérito… ¿Cuáles han sido las claves del éxito del “Modelo Español”?

Es un modelo organizativo y de gestión que trata de tener siempre la persona adecuada en el sitio adecuado y en el momento adecuado. Son los coordinadores de trasplantes, médicos intensivistas, perfectamente entrenados para desarrollar todo el proceso de donación y trasplante. La ONT es el motor de todo el sistema, encargada de la formación de consensuar protocolos de apoyarles en todo momento. Al final, es un sistema muy bien encarrilado, que mejora día a día y que nos ha mantenido en el primer puesto mundial durante 26 años consecutivos y probablemente muchos más en el futuro.

¿Cómo calificarías el acto de donar en vida? Es una de las acciones más altruistas que hay…

Hay que distinguir por una parte la donación de un riñón o de parte de un hígado a un familiar que lo necesita como mejor opción para su tratamiento. Algo que con un riesgo calculado es perfectamente entendible y asumible. Pero luego está en el caso exclusivo del riñón, aquella persona que ofrece la donación a través de la ONT al enfermo que más le pueda beneficiar en la lista de espera. Es lo que se llama donante “buen samaritano” y efectivamente es el caso de altruismo más relevante que conozco porque ni siquiera va a conocer al receptor. Hasta ahora ha habido 14 de estos donantes en España y muchos más que se han ofrecido y que han sido rechazados por motivos de salud o de otro tipo. Es un gesto verdaderamente espectacular y que tiene pocos equivalentes en otros órdenes de la vida.

¿Cuáles son los trasplantes más frecuentes?

Si hablamos de órganos el mas frecuente es el renal porque una persona fallecida puede donar los dos y además está la posibilidad de la donación en vida, seguido del hígado y a mayor distancia pulmón y corazón. Si nos referimos también a células y tejidos, los de córnea, huesos o médula son incluso más frecuentes.

¿Crees que algún día no serán necesarios los trasplantes?

Con los trasplantes se tratan multitud de enfermedades de todo tipo porque lo único que tienen en común es la sustitución de una pieza dañada del organismo por otra que funcione. A medida que se descubren otras terapéuticas, se reducen las necesidades específicas para esa enfermedad como ha ocurrido recientemente con las hepatitis C y sus nuevos tratamientos, pero no creo que en su conjunto los trasplantes vayan a dejar nunca de ser necesarios.

¿Hay algún caso que te haya marcado especialmente?

Recuerdo el caso de un niño vasco, Ibai, que tras un accidente quirúrgico necesitaba urgentemente el trasplante de todo el paquete intestinal que hubo que extirparle de urgencia, nada menos que 5 órganos del mismo tamaño y grupo sanguíneo, algo dificilísimo de encontrar y menos en unos pocos días. Y sin embargo, contra toda lógica estadística surgió un donante a tiempo, el niño se trasplantó en el Hospital La Paz de Madrid y hoy está perfectamente. Un verdadero milagro impactante ante el que es muy difícil no emocionarse.

¿Un trasplante es un pequeño milagro?

Ver un corazón que vuelve a latir una vez trasplantado, o un riñón comenzar a producir orina en el quirófano o a un enfermo recuperar la capacidad de respirar tras un trasplante de pulmón, son experiencias que tienen algo de mágico. Es la lucha contra la muerte y la enfermedad y vencerla gracias a la solidaridad y a la medicina moderna. Quien no lo viva como un pequeño milagro al hacerlo posible, es mejor que se dedique a otra cosa.

¿Cómo han evolucionado (técnicas, tratamientos, etc…) los trasplantes cuando empezaste al frente del ONT y cuando lo dejaste hace poco más de un año?

Todo va cambiando continuamente. Se hacen muchos más trasplantes, los donantes tienen una edad más avanzada (se ha trasplantado un hígado de un donante de 94 años) y también los receptores. Se ha reducido el tiempo de cirugía, los órganos se conservan mejor y más tiempo, hay mejores tratamientos contra el rechazo y las complicaciones…Todo va mejorando y con ello la supervivencia de quienes reciben un trasplante.

¿Hay modas en relación con las donaciones y los trasplantes?

No se si se puede hablar de modas, pero es verdad que determinadas donaciones suenan mas que otras en determinados momentos. Por ejemplo, la donación de cordón umbilical estuvo muy de moda y ahora ya no lo está tanto y en cambio se habla más de médula. O por ejemplo la donación en vivo ha pasado de ser una rareza en España a ser bastante mas habitual…

¿La sociedad es consciente del número de vidas que se salvan gracias a los trasplantes?

Yo creo que sí. Calculamos que en España, con una población de 46 millones de habitantes, han recibido un trasplante de órganos tejidos o células, no menos de 500.000 personas. Eso significa que es muy difícil que alguien no tenga en su entorno un paciente que haya necesitado o recibido un trasplante y por tanto valore sus beneficios. La cultura del trasplante ha llegado a impregnar muy ampliamente la sociedad española y de ello se beneficia esta misma sociedad, nos beneficiamos todos.

¿Crees que cada vez hay mayor concienciación sobre la necesidad de ser donante? Con la sangre parece más fácil, pero donar órganos, el miedo aumenta. ¿es así?

Por lo que dije antes, creo que sí. Si hablamos de órganos, nuestro objetivo es que la donación después de la muerte sea considerada como algo totalmente natural, que debe plantearse a todo el mundo si no hay ninguna contraindicación médica. Los excelentes resultados conseguidos ponen de manifiesto que la línea es la correcta y que las negativas a donar son cada vez menores. La donación en vivo es otra historia y ahí es preciso seguir insistiendo en sus ventajas, aunque al final es una decisión individual de cada uno sopesando ventajas e inconvenientes. Otras donaciones como la de médula cada vez son mejor comprendidas y más practicadas por la población. Estamos en el buen camino.

 

Pequeñas degustaciones

 

Mejor momento para tomar una copa de vino.

Para mí, una copa de un buen vino blanco muy frío en la hora del aperitivo con una tapa adecuada es un verdadero placer. Si hablamos de los tintos, los prefiero en el seno de una buena comida, en ambas situaciones con amigos o con la familia.

Una canción para degustar un vino.

Aquella que me recuerde un momento agradable en que compartía bebida con mis personas queridas.

Un rincón en el que te perderías.

La Toscana

¿Qué haces en tu tiempo libre?

Leer, escribir, caminar, oír música, viajar por el mundo y también por internet…no me suelo aburrir.

Un defecto y una virtud.

La timidez como defecto y la fuerza de voluntad como virtud.

¿Qué queríais ser de pequeño? ¿Y de mayor?

De pequeño decía que quería ser arquitecto, aunque no se muy bien por qué. De mayor me conformo con ser como soy y aceptarme como tal.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Acepto que JEAN LEON, S.L.U., trate mis datos de carácter personal con el fin de gestionar las publicaciones que usted realice en nuestro blog.

Le informamos de que sus datos personales introducidos a través de la sección correspondiente de la página web https://www.jeanleon.com , (Blog Jean Leon) así como los que, en su caso, pudiera facilitar en el futuro en el marco de su relación con esta entidad, serán tratados por JEAN LEON, S.L.U., con el fin de gestionar las publicaciones que usted realice en nuestro blog. Para ejercer sus derechos de derechos de acceso, rectificación, supresión, oposición, limitación del tratamiento y portabilidad de sus datos, así como revocar el consentimiento prestado para el envío de comunicaciones comerciales, podrá dirigirse por escrito a Chateau Leon, s/n, 08775 Torrelavit (Barcelona), o mediante correo electrónico a la siguiente dirección dataprotect@jeanleon.com. Incluyendo la referencia “Datos Personales” y en ambos casos aportando una fotocopia del DNI o pasaporte. Si desea ampliar la información sobre el tratamiento de sus datos de carácter personal acceda a nuestra política de privacidad a través del siguiente enlace: https://www.jeanleon.com/politica-de-privacidad/ Mediante el click en el botón de enviar, Vd. acepta la política de Privacidad.