Sostenibilidad | Vino

Descubre las variedades pre-filoxéricas plantadas en Jean Leon

Descubre las variedades pre-filoxéricas plantadas en Jean Leon

¿Qué les sucede a las viñas si la temperatura media aumenta drásticamente? El calentamiento global viene provocado en parte por el incremento de gases efecto invernadero.

Si nos fijamos en los modelos de predicción de cambio climático, en los diferentes escenarios no solo se prevé un incremento progresivo de las temperaturas, sino también una reducción de las precipitaciones y un incremento de fenómenos meteorológicos extremos. Ya que con las actuales políticas medioambientales se prevé un incremento de entre 2,7 y 3,1 °C para 2100. Como consecuencia, todos los cultivos se ven afectados y el viñedo también.

Frente a un escenario tan adverso, no hay una solución única a aplicar para mantener la calidad y productividad de los viñedos, sino que existe una serie de soluciones vitícolas como por ejemplo:

  • Trabajar a una mayor altitud (cada 100 metros se reduce 0,7 °C la temperatura).
  • Cambiar la orientación del viñedo para reducir la incidencia de sol de tarde directa en la uva.
  • Trabajar con un manejo de sistema de conducción que proteja la uva de las radiaciones solares.
  • Reducir la densidad de plantación (menor estrés).
  • Aplicar riego por goteo.
  • Cambiar el portainjerto en las nuevas plantaciones (hay nuevos portainjertos que son muy resistentes a la sequía).
  • Por último, trabajar con selección clonal de las variedades conocidas y con variedades autóctonas minoritarias que estén más adaptadas al cambio climático.

En el caso de estas últimas, en Familia Torres se inició a finales de los 80 un proyecto de recuperación de patrimonio vitícola catalán que se había perdido con la llegada de la filoxera. La filoxera fue un insecto que arrasó a finales del siglo XIX y principios del XX en España, que en el caso de Cataluña ha dejado tan solo una cuarta parte del viñedo que se cultivaba entonces. Se perdieron numerosas variedades que eran muy interesantes desde un punto de vista cualitativo.

En el proceso de selección de Familia Torres se tuvo en cuenta no solo seleccionar las más cualitativas, sino también las que maduraban más tarde y daban lugar a vinos de buena acidez (más vivos y con mayor capacidad de envejecimiento).  Dos de las variedades recuperadas fueron Forcada (blanca) y Moneu (tinta).  En Jean Leon quisimos ser partícipes de este proyecto y plantamos en el 2020 las dos variedades pre-filoxéricas Forcada y Moneu.

¿Cómo son las variedades de Jean Leon?

Moneu

Descubre las variedades pre-filoxéricas plantadas en Jean Leon

El redescubrimiento de esta variedad surge en Querol en el año 1998, en la comarca del Alt Camp. Se trata de una variedad en que la vid ha sabido adaptarse al drástico cambio climático.

Moneu se caracteriza por ser una variedad de producción media-baja. Tiene una maduración tardía y muestra cierta sensibilidad al mildiu (es el nombre que se da a varias enfermedades criptogàmicas que atacan a las plantas).

Esta variedad trasladada a un vino de periodo corto de maceración da lugar a un vino intenso, con aromas de fruta fresca y toques perfumados. En boca, suele ser golosa, con una marcada acidez, buena concentración y taninos equilibrados.

Forcada

Descubre las variedades pre-filoxéricas plantadas en Jean Leon

La variedad de Forcada, igual que la Moneu, tiene una alta resistencia a la sequía y sobre todo una maduración muy tardía

Cuenta con una gran ventaja, y es que se beneficia de los suelos arcillosos, que encontramos en nuestra finca. La variedad es vigorosa y da lugar a racimos de tamaño mediano y es ligeramente sensible al oídio. 

Sorprende su complejidad aromática y frescura. Y tiene un perfil marcadamente mediterráneo por los aromas de hierbas, flor blanca y notas cítricas. En boca destaca por su gran acidez que puede quedar muy compensada por una buena untuosidad, fruto de un buen trabajo con lías.

Descubre las variedades pre-filoxéricas plantadas en Jean Leon

Gracias a la implementación de estas dos variedades (Forcada y Moneu), conseguimos potenciar la biodiversidad vitivinícola en Jean Leon, así como en el Penedès