Jean Leon | Vino

Producto y origen

Por Sergi Castro, Sommelier

Conceptos como «producto de proximidad», «kilómetro cero» o «variedad autóctona» forman cada vez más parte de nuestro vocabulario habitual. Son a la vez una de las tendencias gastronómicas más importantes del momento a pesar de que incluso, más que un «trend» temporal o moda del momento, creemos que es más bien un acercamiento natural a un estilo de vida más sano, sostenible y ecológico. Una tendencia que va en consonancia con los valores de la sociedad actual.

La nueva colección Jean Leon Nativa quiere ser un homenaje al paisaje del Penedés que Jean Leon encontró en 1962, cuando llegó, aconsejado por el profesor Maynard Andrew Amerine de la Universidad californiana de Davis, buscando el mejor emplazamiento para poder instalar su «Château Leon».

Viñas de xarel.lo, macabeo, parellada, tempranillo, malvasía de Sitges, sumoll, garnacha … se extendían bajo la mirada de Jean Leon a su llegada al Penedés. Quizás diréis que las rechazó para plantar cabernets, chardonnay o merlot. Para los vinos que quería hacer quizás no eran las variedades que tenía en mente, pero lo que puso en valor fue el «saber hacer», la experiencia y la tradición de los hombres y mujeres de la comarca a la hora de sacar adelante su proyecto.

Desde hace cuatro años, desde la bodega Jean Leon hemos lanzado una serie de vinos de ediciones limitadas dentro de la colección «Experimentales», la mayoría con estas variedades tradicionales, unos vinos que han expresado sobre todo la pureza y su lado más fino. Pequeñas producciones de dos mil botellas que en la mayoría de los casos se han agotado rápidamente.

Jean Leon Nativa

Una edición limitada elaborada íntegramente con xarel·lo (que salió en dos añadas consecutivas, 2015 y 2016) fue la que introdujo esta colección de Experimentales y ahora es esta misma variedad que inaugura también la nueva línea Nativa.

Como su predecesor, expresa de nuevo las notas más puras de la variedad. Muy floral, flores blancas de almendro, de melocotonero, con unos toques discretos de fruta y hierba fresca. Esta sostenida exuberancia en la nariz deja paso a una boca limpia, ligera, pero con contenido gracias a su crianza con sus madres, pero sobre todo con una muy agradable frescura que lo alarga en boca.

Un vino que podéis tomar solo, bien fresquito, como aperitivo, o acompañarlo tanto con ensaladas, pescados y mariscos o comida oriental. Un vino para disfrutar en muchas ocasiones y que os evocará la primavera, aunque en estos momentos os parezca perdida, pero que seguro nos alegrará el verano por muy incierto que ahora nos parezca.

Si os han entrado unas ganas locas de probarlo, podéis encontrarlo en venta online en nuestra tienda Jean Leon o en la tienda online de Petit Celler , que durante este periodo os ofrece unas condiciones de envío especiales.