Gastronomía |

Planes para vivir Enrique Granados, la calle más cool de Barcelona

ENRIQUE GRANADOS

Si tuviéramos que elegir una calle entre las miles que hay en Barcelona, hay una que rápidamente destaca en nuestra mente: Enrique Granados. Es, sin duda, una de las calles más cool de la ciudad y, si la recorres de arriba abajo, puedes pasar todo el día. Hay planes para todos los gustos que se adaptan a cualquier hora del día.

ENRIQUE GRANADOS

Si lo que quieres es desayunar o hacer un brunch, lo mejor que puedes hacer es desplazarte hasta Brunch & Cake un pequeño local en el que se puede degustar todo tipo de platos para hacer un brunch auténtico. Hay una selecta selección que puedes acompañar con un delicioso café latte o un flat white. Para ser más exactos, el local se encuentra en el número 19.

Después de desayunar, puedes comprar flores para tu casa o para regalar a tu madre. Eso ya depende de cada uno. Justo al lado del Cup & Cake, en el número 145, hay una floristería con un encanto especial. Se llama Maison des Fleurs y solo con la decoración exterior y el buen gusto de los propietarios, ya será suficiente para que entres y te dejes asesorar por los dependientes. Seguro que acabas con alguna planta para tu balcón.

ENRIQUE GRANADOS

Entre el desayuno, la visita a la tienda de flores y el posterior paseo, lo más probable es que llegue la hora de comer. Aquí las opciones son infinitas. Enrique Granados ofrece un abanico de opciones para todos los gustos. Desde las tapas y pinchos artesanales de el Telefèric (Enrique Granados – Aragó), pasando por la cocina italiana tradicional de Punta (Enrique Granados, 147), el trato exquisito del José Luis en su Sense Pressa, o la cocina mediterránea que se sirve en La Palmera.

ENRIQUE GRANADOS

Con las pilas cargadas después de una buena comilona, lo mejor que puedes hacer es perderte y embobarte arriba y debajo de la calle. Puedes dar vueltas por todas las vías que la cruzan como Provenza, Mallorca, Consejo de Ciento, Valencia… pero no puedes dejar de probar uno de los mejores helados de la ciudad en la heladería DelaCrem (Enrique Granados, 59). Es probable haya cola para pedir (el local es minúsculo) pero los helados del maestro Massimo Pignata merecerán la espera. Palabra.

Y para acabar el día, si después de cenar (en alguno de los restaurantes que te hemos propuesto para comer) quieres tomarte un cóctel, no dejes de visitar La Perla Club, una coctelería clandestina tipo “speakeasy” con cócteles y destilados inspirados en los años de la ley seca.

¿Qué os parece la propuesta? ¡Tenéis opciones para todos los gustos!