Gastronomía |

Pizza y vino: ¿son una buena combinación?

pizza y vino

No nos andaremos con rodeos y te ayudaremos a responder rápidamente la pregunta que planteamos en el titular de este artículo: aunque pidas una pizza a domicilio o la tomes en la mejor pizzería auténtica italiana de tu ciudad, el vino siempre puede ser una muy buena opción para acompañarla.

A continuación, comentamos algunas de las recetas de pizza más populares y las variedades de vino que mejor “casan” con ellas para que compruebes que la combinación pizza y vino sí es compatible.

Pizza Margarita

Que algo sea simple, no significa que no sea suficiente. La Pizza Margarita es vista como la más “fácil” de preparar de todas las pizzas – sus ingredientes se limitan a tomate, mozzarella de búfala y albahaca fresca – pero no por eso todo vale a la hora de decidir maridarla con un vino. Escoger un ligero Rosé será un acierto que nos permitirá resaltar el carácter herbáceo y aromático de la albahaca y que no dominará a la mozzarella, algo que sí que pasaría con vinos más pesados. Una combinación de pizza y vino sencilla, pero efectiva.

Pizza Barbacoa

La Pizza Barbacoa… ese “mar” de carne ahumada bañada en una rica salsa que le da su punto dulce e irresistible. Con estos ingredientes, si queremos beber vino, acertaremos eligiendo variedades frutales que nos den un grado de dulzor que realce el de la propia pizza. La buena noticia es que el tándem pizza y vino en esta ocasión funciona tanto con tintos como con blancos. Si preferimos tinto, encontraremos una buena combinación en un Merlot para lograr mayor ligereza. Si, en cambio, queremos un blanco, lo más aconsejable es evitar los de cuerpo ligero: un Chardonnay nos encajará a la perfección.

Pizza 4 quesos

La Pizza 4 Quesos, “sólo” lleva queso… ¡pero qué quesos! Dependiendo de los tipos que combine, esta receta puede ser de las más contundentes. Normalmente en ella no faltan ni la mozzarella ni el queso de cabra, incluyendo también queso azul o alguno parecido como el roquefort o el gorgonzola, y otros como el queso parmesano, el brie o el provolone. Acompañar este “mix” con vino puede será una apuesta ganadora, buscando una opción ligera, aromática y fresca.

Sea como sea, piensa que una pizza puede tener tantos o más ingredientes que cualquier otro plato. Lo importante es identificar los principales y distinguir el vino que mejor les va. ¿Sabes ya cuál elegirás?

¿Lo tuyo no es la comida italiana? No hay problema, dinos qué cenas y te diremos qué vino elegir.