Personas Inspiradoras |

“Nos inspiramos en la tradición para innovar”

Nos abrieron las puertas de su restaurante “Dos Cielos” en Barcelona situado en la planta 24 del Hotel Barcelona Meliá Sky. Vistas espectaculares al litoral barcelonés y a la montaña. Hablamos con Sergio y Javier Torres de sus orígenes, de sus pasiones y de su tenacidad para hacer realidad sus sueños. Gemelos, amigos, socios y excelentes y mediáticos cocineros.

 

¿Cuáles son los orígenes gastronómicos de los hermanos Torres?

Sergio: Una abuela que se llama Catalina Moreno García que vive en Linares, cocinera de los señoritos, y que hace una cocina tradicional pero increíblemente buena. Después de la guerra, viene a Barcelona para cuidar de nosotros porque nuestros padres trabajan. Se mete en la cocina y revoluciona la comida en casa. Se pasaba toda la mañana buscando y comprando alimentos y al mediodía y por la noche hacía magia. Con poco, hacía unos platos espectaculares. Eran dos fiestas.

Dos fiestas alrededor de una mesa…

Javier: Exacto. En familia. Nos encantaba disfrutar de la cocina sentados en una mesa, todos juntos.

Y de ahí salió vuestra vocación de ser cocineros…

S: Claro, la veíamos a ella tan feliz que pensábamos que esto de ser cocinero tendría que molar… Cuando cumplimos 8 años, sentamos a nuestros padres y les dijimos que teníamos una cosa muy importante que decirles: queríamos ser cocineros. No nos hicieron caso, pero a partir de aquel día no paramos de insistir hasta que un día nos apuntaron a cocina.

Es poco común que dos hermanos se dediquen a la misma profesión… ¿Siempre habéis ido de la mano?

S: Sí, pero no solo en el mundo de la gastronomía, en el mundo en general. Al ser gemelos, tenemos una relación muy especial y cercana. Somos hermanos y amigos. Desde siempre hemos hecho mucha piña y siempre le hemos sacado mucho rendimiento.

¿Cuándo decidisteis emprender este camino juntos?

J: Tardamos. Viajamos mucho por todo el mundo y cuando vimos que ya teníamos suficiente, decidimos hacer proyectos juntos. Estuvimos 8 años en Brasil y paralelamente montamos Dos Cielos Barcelona.

¿Qué tipo de cocina os interesa?

S: La cocina de verdad. La que está hecha con amor, con buen producto y con buenas intenciones.

J: Que haya detrás una persona que le ponga sentimiento e ilusión.

S: Un producto de lujo no tiene porque ser algo extraordinario, puede ser un buen tomate, muy simple, pero que esté hecho con amor. Hay que hacer simple lo difícil. Hacemos una cocina muy amable basada en el recuerdo y la memoria.

¿Cómo os complementáis? ¿Sois muy diferentes?

J: Es un caos organizado. Tenemos nuestros roles muy marcados pero nunca lo hemos hablado. Uno más uno es dos. Siempre sumamos.

¿Cuál es el secreto de vuestro éxito?

S: La constancia, el trabajo, el tesón, la cabezonería.

J: Y especialmente la ilusión y la pasión. Lo bueno es que todo lo que hacemos lo disfrutamos mucho y nos lo pasamos muy bien.

S: La cocina es diversión.

¿Es posible triunfar sin pasión?

J: Imposible. Tampoco nos sentimos triunfadores de nada. Somos muy felices, privilegiados de poder hacer lo que nos gusta.

¿Cuál es el plato que más os gusta hacer?

J: Me gusta trabajar la caza. Son platos muy técnicos, difíciles, a veces decepcionantes porque no te sale lo bien que te gustaría y no siempre te sale igual y esto me motiva.

S: A mi me gusta la verdura. Conseguir que de una cosa tan simple y natural pueda salir algo excepcional es mi mayor motivación.

¿Os esperabais llegar a presentar un programa de TV?

J: Que va, en la vida. Fue de rebote. Nos propusieron hacer un programa piloto y funcionó. De ahí nació “Cocinados”. Nos sirvió para viajar por toda España y conocer muchos productos, sabores y productores interesantes.

Me imagino que os sirvió para conocer los mejores productos para incorporar en vuestra cocina…

J: Exacto, porque conocíamos los orígenes. Aprendimos mucho y nos sirvió para valorar lo que cuesta tener y hacer buenos productos.

Y después… “Torres en la cocina”…

J: Sí. Es una buena oportunidad de trasladar a la gente lo que nosotros pensamos sobre la cocina. Está siendo una experiencia brutal y un reto diario. Lo damos todo.

Hace un tiempo disteis el salto a Madrid. ¿Qué tal está siendo la experiencia?

J: Una experiencia brutal y no nos lo esperábamos. Por suerte tenemos un equipo muy bueno y podemos disponer de ellos en los dos restaurantes.

¿Qué diferencias hay con el restaurante de Barcelona?

J: Comparten la misma filosofía pero cada uno tiene su personalidad.

¿Hay algún día al año en el que no os veáis?

J: Algún día sí, pero si no nos vemos nos llamamos. (Ríen)

¿Qué hacéis en vuestro tiempo libre?

S: Nos gusta mucho ir en bici y comer.

¿Qué os parece el boom que ha experimentado la gastronomía en los últimos 5 o 6 años?

J: Cuando empezamos, ser cocinero no tenía el status que tiene ahora. La cocina y la gastronomía se ha popularizado.

¿Innovación o tradición?

J: Las dos. No hay innovación sin tradición. Nos inspiramos en la tradición para innovar.

¿Qué proyectos tenéis a la vista?

J: Hay proyectos muy interesantes en marcha pero ahora nuestra prioridad es Dos Cielos Barcelona y Madrid. 😉


Pequeñas degustaciones

Mejor momento para tomar una copa de vino.

S: Ahora.
J: Cualquier momento es bueno.

Una canción para degustar un vino.
S: Que hace una mujer como tu en un sitio como este de los Burning (https://youtu.be/6ssGfaPrORE )

J: No puedo escoger una.

Un rincón en el que os perderíais.

S: En mi casa.

J: Comparto la misma respuesta.

Qué hacéis en vuestro tiempo libre.

Los dos: Ir en bici.

Un defecto y una virtud.

Los dos: Como defecto, mi hermano es muy pesado y como virtud, es buen chaval. (Ríen)

¿Qué queríais ser de pequeño?

S: Bombero.

J: Algo relacionado con el arte.