“Si las manos aguantan, mi intención es jubilarme en Jean Leon”


Es Rosa Munné y hace 22 años que trabaja en la viña de Jean Leon. Empezó formando parte de un equipo en el que había nueve mujeres y hoy en día solo queda ella. Hemos querido hablar con una de las personas más veteranas del equipo humano de la bodega para hablar de pasado, presente y futuro.

El trabajo en la viña parece que esté reservado a los hombres. ¿Cómo lo llevas?

Yo nací en una casa de payeses y cuando me dijeron que en Jean Leon buscaban gente, subí. No me ha sido difícil.

¿Cómo es tu relación con el equipo?

Bien, perfecta, no tengo ningún tipo de problema. No me ha supuesto ningún trauma trabajar aquí sola rodeada de hombres. Hacemos un buen equipo.

¿Es un trabajo muy duro?

Hay temporadas de sí y otras que no.

¿Qué época del año es la más complicada?

Para mí, en verano. En invierno te puedes tapar y resguardarte del frío, pero en veranos, el calor es insoportable. Cuesta mucho más.

De los trabajos de la viña. ¿cuál es el más duro?

Podar el guyot. Es duro, pero tenemos la suerte que es un trabajo muy corto. Un mes y poco más.

¿Por qué es tan complicado el trabajo de la poda?

Porque lo tienes que hacer con unas tijeras de dos manos y tienes que emplear mucha fuerza. Además, si hay cualquier error, la floración de la viña se puede ver afectada. Si no cortas bien la cepa, en el futuro no te trabajará como quieres que te trabaje.

¿Se necesita mucha técnica?

Lo que se necesita es práctica y alguien que te lo enseñe. Yo he tenido a un buen maestro.

¿Cómo ha cambiado el trabajo que hacías hace 22 años con lo que haces ahora?

La poda como tal siempre ha sido igual. Ahora se hace con mochilas y no con compresor. Ahora atamos a máquina y antes lo hacíamos con macarrones. La poda en verde sigue siendo igual que hace 22 años. Es todo manual y no ha habido cambios con el paso del tiempo.

¿Puedes conciliar el trabajo con la familia?

Yo nunca he tenido ningún problema. Tengo dos niños y siempre que lo he necesitado me lo he podido combinar. Ahora ya son adolescentes. Cuando nacieron yo ya trabajaba aquí.

Vaya, que siempre has tenido facilidades…

Muchas, no me puedo quejar. Todo lo contrario.

¿Crees que influye que la bodega esté dirigida por una mujer?

Creo que sí. Hay mucha más empatía entre mujeres y esto, en el día a día se nota.

¿Cómo ves tu futuro en Jean Leon?

Depende del estado físico. Piensa que son trabajos muy rutinarios durante todo el año. Desde que empiezas a podar hasta que acabas atando vergas utilizas mucho las manos. Es un trabajo muy manual. Mientras las manos aguanten, mi intención es jubilarme aquí. Tiempo al tiempo.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*