“Antes la televisión era el centro de unión de familias y ahora parece todo lo contrario”


Carlos Latre (Castellón de la Plana, 1979) tenía un sueño de pequeño: vivir del humor. Sin duda, lo ha conseguido. Gracias a una “peculiaridad especial” en su garganta descubierta por su foniatra, se ha convertido en uno de los humoristas e imitadores más importantes de nuestro país. Empezó con 19 años y casi 20 años después, sigue acumulando éxitos. ¿El secreto? ¡Ahora nos lo cuenta!

 ¿Cómo llegas a ser humorista?

Desde muy pequeño ya me dí cuenta de que me gustaba parodiar a los de mi alrededor. Con 15 años me apunté a un concurso de imitación y ganamos con la parodia de las Spice Girls con unos compañeros. Allí pensé que quizás mi sueño de ser periodista o comunicador podía hacerse posible. Tras eso llegó la radio, dónde empecé como locutor de radiofórmula y después entré en el mundo de la TV.

¿Cómo fueron tus inicios?

Trabajando, dejando muchas horas en la radio, haciendo maquetas para enseñarle a grandes comunicadores y soñando con poder llegar algún día a hacer reír a los demás. La verdad es que tuve suerte. Estuve (como dicen) en el momento adecuado con la gente adecuada… Pero me lo trabajé mucho.

¿Desde pequeño pensabas que llegarías a vivir del humor?

Era mi sueño, sí. Siempre dije que me hubiera gustado ser corresponsal pero el humor y el comunicar con mi visión de la realidad a los demás siempre fueron mis objetivos…

 ¿Cuál fue tu primera imitación?

Empecé imitando a otros imitadores que en el momento eran mis ídolos. Cruz y Raya, Alfonso Arús, Martes y Trece. También con personajes de dibujos animados y grandes voces (que se imitaban en el momento) como Fraga, Alfonso Guerra, José María García…

¿Es un talento innato? Entiendo que se puede trabajar…

Mi foniatra descubrió hace muchos años que tengo una “peculiaridad” especial en mi garganta y cuerdas vocales. Pero se trata simplemente de eso, un hecho diferencial que hay que trabajar mucho para poder llegar a lo que yo he querido siempre ser. Hay mucho trabajo. Horas ensayando delante de un espejo, estudiando inglés, canto, baile, interpretación, lírico… Escribiendo y reescribiendo guiones y siempre estando conectado a la actualidad.

¿Cuál es el personaje que más te ha costado imitar?

Siempre digo que Boris Izaguirre es uno de mis mayores logros. Tiene una voz llena de peculiaridades. Timbrada pero aguda, con toques graves y muy cantada… Trabajar a su lado durante más de 6 años me ayudó a lograrlo. Creo que es una de las que la gente más identifica conmigo.

¿Hay alguno que se te resista? ¿Y con el que más disfrutas?

Sí, claro. Todavía muchas mujeres se me resisten. Las voces más finas son complicadas para mí, que parto de un tono más grave. Pero busco otras características faciales, corporales o de expresión que logren recordar al espectador lo que más identifica de aquel personaje… Disfruto mucho con todos. Cada uno ha tenido su momento. Pero no olvido grandes momentos vividos con La Pantoja de Puerto Rico, mi becaria Bea, papuchi, el Rey…

Llevas toda una vida en la televisión. ¿Cómo se consigue estar arriba del todo en un mundo tan cambiante como la televisión?

Procuro no dejar de estar activo nunca. Me gusta reciclarme y ser versátil en muchas disciplinas. Llevo más años en radio que en TV. Casi 20. Y me ha curtido el teatro, en dónde he encontrado mi máxima expresión. Pero tengo una productora dónde concibo formatos, participo en doblajes cinematográficos, tengo una empresa tecnológica… Me gusta no parar, reinventarme constantemente…

¿Cómo ha cambiado el modelo o el formato televisivo de entretenimiento desde que empezaste hasta ahora?

Mucho. Ese es el principal esfuerzo hoy en día… Saber que la TV antes era centro de unión de familias y ahora parece todo lo contrario. Mientras el padre ve el fútbol en la TV del salón la madre visiona el último capítulo de su serie favorita en el ipad y los niños ven videos de youtube y plataformas en el móvil…. Todo ha cambiado. La TV a la carta es el futuro.

¿Teatro o televisión?

Se lo debo todo a la TV. Me dio las armas para llegar a ser lo que quería y me hizo popular. Y el cariño del público es algo que no cambio por nada… Pero el teatro me consagró. Esa vía tan directa con los espectadores, sus reacciones, captar su atención durante 2 horas y tener tanto afecto… Siempre digo que dónde más feliz del mundo soy es encima de un escenario…

¿Haces imitaciones en tu día a día?

No, no… Dejo que descansen… Por mi bien mental y el de los que me rodean…

¿Qué importancia tiene el buen humor en la felicidad de las personas?

Todo. Muchísimo. El buen rollo, el buen humor, el optimismo, las buenas vibraciones. Yo soy muy de energías y, sin duda, lo tengo demostrado, todo en mi vida es mucho mejor visto desde el prisma del “¡vamos allá, a por todas!”

¿Cómo es el día a día de Carlos Latre?

Nunca es igual. No tengo “días tipos”. Puedo amanecer en cualquier ciudad de España (trabajo mucho en eventos y como Maestro de Ceremonias en actos por todo el país). Tras mi sesión de deporte, hago radio un par de días a la semana, preparo mi próximo show teatral, tengo reuniones de trabajo para nuevos proyectos, como bien, procuro descansar aunque sean 20 minutos tras la comida y voy a clases de inglés, canto y baile. Robo un poco de tiempo para estar con mi familia siempre que puedo…

Como humorista, ¿cuesta que te tomen en serio cuando no estás trabajando?

No. Creo que después de 20 años también me valoran por como soy, por Carlos Latre. Aquel chaval que con 19 años empezó en Crónicas Marcianas sin tener nombre ahora es un adulto que trabaja muy duro por intentar hacer lo que más le hace feliz: hacer felices a los demás, dar lo mejor de mí.

¿La televisión te somete a mucha presión?

Sí. Es uno de los medios más crueles y directos que hay. Provoca ansiedades y miedos… pero bien entendida es una buena fuente de aprendizaje y experiencia también.

¿Qué proyectos a medio-largo plazo tienes?

Pues tras el verano retomamos “Tu cara me suena” con su séptima temporada. Paralelamente tengo un proyecto de radio que haré junto a mi colaboración semanal en Onda Cero y sigo preparando mi nuevo show de teatro, que será un antes y después en mi vida… Hasta hay una pequeña colaboración internacional por ahí… La verdad es que me espera un año lleno de trabajo y buenos augurios. ¡¡A por él!!

 

Pequeñas degustaciones

 

Mejor momento para tomar una copa de vino.

A media tarde. Cuando se esconde el sol… O cocinando. Me encanta estar en la cocina, entre fogones, con un buen vino.

Una canción para degustar un vino.

Según el momento. Hace poco degusté una copa escuchando el Nessun Dorma mientras se ponía el sol en Zahara de los Atunes… Fue un momento mágico…

Un rincón en el que te perderías.

Cualquiera con mar. Algún rincón desconocido, agreste… Soy de mar, de agua…

¿Qué haces en tu tiempo libre?

Me gusta mucho leer y ver buen cine. Jugar con mi hija, ir al teatro…

Un defecto y una virtud.

Defecto: soy tremendamente autoexigente. Virtud: soy muy fiel, muy trabajador.

¿Qué queríais ser de pequeño? ¿Y de mayor?

De pequeño, corresponsal. De mayor, feliz. Quiero estar orgulloso de lo que hago y de cómo lo he logrado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Acepto que JEAN LEON, S.L.U., trate mis datos de carácter personal con el fin de gestionar las publicaciones que usted realice en nuestro blog.

Le informamos de que sus datos personales introducidos a través de la sección correspondiente de la página web https://www.jeanleon.com , (Blog Jean Leon) así como los que, en su caso, pudiera facilitar en el futuro en el marco de su relación con esta entidad, serán tratados por JEAN LEON, S.L.U., con el fin de gestionar las publicaciones que usted realice en nuestro blog. Para ejercer sus derechos de derechos de acceso, rectificación, supresión, oposición, limitación del tratamiento y portabilidad de sus datos, así como revocar el consentimiento prestado para el envío de comunicaciones comerciales, podrá dirigirse por escrito a Chateau Leon, s/n, 08775 Torrelavit (Barcelona), o mediante correo electrónico a la siguiente dirección dataprotect@jeanleon.com. Incluyendo la referencia “Datos Personales” y en ambos casos aportando una fotocopia del DNI o pasaporte. Si desea ampliar la información sobre el tratamiento de sus datos de carácter personal acceda a nuestra política de privacidad a través del siguiente enlace: https://www.jeanleon.com/politica-de-privacidad/ Mediante el click en el botón de enviar, Vd. acepta la política de Privacidad.