Personas Inspiradoras |

Victor Küppers: “La diferencia entre el crack y el mediocre, es su actitud”

Entrevista a Victor Küppers

Victor Küppers (Eindhoven, 1970) se define como un formador. Evita la palabra experto porque no lo es ni se identifica con la palabra. Es un auténtico defensor de la actitud como vía para llegar a ser mejores personas y profesionales. Despierta entusiasmo. Entre viaje y viaje, nos recibe en el bar del Real Club de Tenis Barcelona, su despacho.

 

¿Se puede entrenar la actitud positiva?
Sin lugar a duda. Todos tenemos una herencia genética, el temperamento, que nos condiciona, pero nunca nos determina. Todos podemos mejorar nuestras actitudes. Se puede ser más amable, más paciente, más positivo o más alegre. Este es el objetivo de nuestra vida: luchar cada día para ser mejores personas, mejores profesionales, mejores padres o mejores amigos.

 

Entiendo que lo peor de todo es ser conformista.
Exacto. Lo peor de todo es decir: “Yo soy así, ya me conocen”. Esta actitud de resignación no es buena. Es en realidad una excusa mediocre para no hacer nada para mejorar.

 

¿Crees que la actitud es una pieza fundamental para conseguir el éxito?
Sí. Los conocimientos suman, las habilidades y la experiencia suman, pero las actitudes multiplican. La diferencia entre el crack y el mediocre, es su actitud. Nuestros hijos, la pareja o los amigos, nos definen y nos recordaran por nuestra manera de ser, no por nuestro cargo o nuestros estudios.

 

Siempre hablas de “pasión y entusiasmo”. ¿La pasión es una actitud que se puede enseñar o uno nace con ella y es simplemente cuestión de encontrar aquello que te motiva y te hace más feliz?
Sí, se puede desarrollar. Una persona tiene que descubrir cual es su pasión en la vida. Todos tenemos unas aptitudes que nos hacen ser buenos en alguna cosa. Que nos hacen gozar de algo en concreto. Tenemos que buscarlo hasta encontrarlo.

 

De acuerdo, pero quizás no lo encuentras a la primera…
Exacto, pero hasta que no lo encuentres, tienes que apasionarte con todo lo que hagas. Tenemos que aplicar la frase que dice: “Si no haces lo que te gusta, tienes que conseguir que te guste aquello que haces”. Cuando descubres cual es tu vocación, tienes que ser valiente y lanzarte de cabeza.

 

¿Nos obsesiona conseguir el éxito profesional?
Sí. Además, es un mensaje continuo que nos envía la sociedad actual. Se define el éxito, básicamente, como éxito profesional y material. Pero ser importante no es lo más importante. Ser feliz sí que lo es.

 

Y para ti, ¿qué es el éxito?
Para mi el éxito es luchar para ser la mejor persona posible y de esta manera querer más a las personas.

 

¿Por qué tenemos tanta prisa?
Porque estamos en un entorno en el que todo va muy deprisa. Todo es para ayer. Pero esto no lo vamos a cambiar, es el entorno que nos ha tocado. Pero sí que es nuestra responsabilidad encontrar espacios para la reflexión. Momentos para la pausa, para salir, para apartarnos de la locura del día a día y recordar lo que verdaderamente es importante en la vida.

 

¿Por dónde empiezo si quiero hacer un cambio en mi vida?
Por comprometerte que harás todos los esfuerzos para hacerlo. Mucha gente desea y quiere pero al final no hace nada. La determinación y la disciplina para hacer aquello que tienes que hacer, es la clave.

 

¿Cuáles son para ti las cosas importantes en la vida?
Intentar luchar cada día para ser mejor padre, mejor marido, mejor hijo, mejor amigo o mejor profesional para querer más y mejor a los que me rodean.

 

¿Cómo se aprende a ser agradecido?
Practicando. Cogiendo el hábito de repasar todo aquello que tienes bueno en la vida y no pensar siempre en problemas y preocupaciones. Nos rodean cosas fantásticas que no valoramos porque ya las damos por hechas. También se aprende, utilizando, más a menudo, la palabra “gracias” antes que la retiren del diccionario por falta de uso.

 

Háblame de la crisis del “buffff”. Suspiramos demasiado…
Totalmente. Algunas personas van desanimadas, sin ganas, sin alegría y sin ilusión. La han perdido o se la han quitado. Cuando una persona va desanimada, todo se le hace una montaña. Un pequeño problema se hace inmenso, y sale el “bufff”. Todos tenemos problemas. No existe una vida perfecta. Pero hemos de tener claro que los problemas solo se acabaran cuando moramos. Es importante diferenciar entre dos grandes problemas: los dramas y las circunstancias a resolver.

 

¿Cuál es tu mejor momento del día?
Es una pregunta muy difícil. Mis días siempre son diferentes, pero diría que los mejores momentos llegan al final del día cuando llego a casa y me encuentro con mi mujer y mis hijos y nos explicamos el día y hacemos bromas. También es un buen momento cuando juega el Barça!

 

¿Cómo crees que te ve la gente? ¿Crees que transmites química, feeling?
Me imagino que habrá de todo. Seguro que hay gente que me ve como un chulo y antipático y gente que ve con buenos ojos.

 

¿Nos darías 4 consejos a la hora de hacer una presentación en público?
No soy nadie para dar consejos pero si tengo que enumerar cuatro serían estos: explicar algo en lo que creas y que te apasione. Ser uno mismo, auténtico, sin querer transmitir lo que no eres ni imitar a nadie. En tercer lugar, explicar anécdotas y por último, hacerlo con sentido del humor.

 

PEQUEÑAS DEGUSTACIONES

 

¿Te gusta el vino?
Sí aunque no soy un especialista.

 

¿Cuál es el mejor momento para tomar una copa de vino?
Una cena con amigos o cuando llegas a casa y te relajas.

 

Una canción con la que degustar un buen vino.
«Read all about it», de Emily Sandé.

 

Un rincón en el que te perderías.
Camprodón, es el paraíso.

 

¿Con quien te reencarnarías?
Conmigo mismo. Haría muchas cosas de manera diferente, mucho mejor. Sería fantástico tener una segunda oportunidad para corregir errores y gozar más de las cosas importantes. ¡La vida pasa volando!

 

¿Qué haces en tu tiempo libre?
Dedicar mucho tiempo a mis hijos que son brutales. Jugar a tenis, estar en Camprodón y pasar tiempo con mis amigos.

 

Un defecto y una virtud
Soy muy impaciente. Es mi lucha. ¿Virtud? ¡Ser culé!

 

¿Qué querías ser de pequeño? ¿Y de mayor?
Siempre había querido ser arquitecto. De mayor quiero ser bisabuelo, esto querrá decir que he pasado mucho tiempo con las personas que más quiero.