Vino |

Petit Verdot: Una desconocida necesaria

Quizás no figure en el núcleo orbital del universo ampelográfico, pero nuestra ilustre desconocida es acreedora de unas propiedades fisiológicas y organolépticas que hacen de ella una apuesta de futuro para los elaboradores convencidos ante desafíos como el cambio climático; así como su necesaria y compleja aportación en diferentes cupages en los mejores tintos de Burdeos y por extensión, de todo el arco mediterráneo; haciendo de su alianza con la cabernet sauvignon y la merlot su mejor versión.

pETIT Verdot_sense drets

Una secundaria de lujo. Una desconocida necesaria ante un escenario climático aterrador:

2014 pulverizó los datos de temperatura media anual…. y luego 2015, y 2016…. y todo apunta a que 2017 continuará con este dramático in crescendo de temperaturas récords al alza.

Del Burdeos al mundo

  • Cultivada principalmente en el Medoc francés, y a menor escala en Chile, California, Australia, Nueva Zelanda, España, Italia, Portugal, Malta…

La petit verdot posee características muy interesantes para su potencial vinificación debido a su intensidad aromática, sus excelsos taninos, su aporte colorante y una piel gruesa que la hace más resistente a las altas temperaturas propias de climas moderadamente cálidos como nuestro -(su)- hogar, El Penedès.

  • La petit verdot (“pequeña verdezuela”, traducido libremente) debe su nombre a su tardía maduración en climas cálidos. Significa que las uvas a menudo no han alcanzado su plena madurez cuando llega la vendimia. Por ello, en Burdeos, su aporte porcentual no supera el 2%, suficiente para aportar tanino, color y ese toque herbáceo tan distintivo de la variedad.
  • La petit verdot nos muestra su versión fisiológica en forma de racimos agrupados compuestos por bayas pequeñas, cilíndricas y muy compactas. Necesita de suelos profundos y suele conducirse en espaldera.
  • Nuestra pequeña protagonista es vulnerable a plagas como el mildiu y sensible a las heladas de primavera provocadas por fuertes los vientos del norte.
  • Recientes estudios genéticos han demostrado que la variedad desciende de la ancestral tressot noir, oriunda de Burdeos, a la que se la podría considerar como su padre.

Petit Verdot, los Vinos

Partiendo de la base que las características organolépticas de los vinos elaborados con la petit verdot varían en función de su ubicación geográfica y su contexto climático, la variedad cultivada en climas más cálidos, como es nuestro Penedès, es poseedora de un amplio espectro de aroma y sabor muy característico:

  • La variedad confiere aromas de frutos negros, ciruela y flores del tipo violeta, lila y la
  • A menudo sus vinos se someten a crianzas parciales para suavizar sus marcadas notas verdes, que nos pueden recordar a la monastrell, y entonces las notas de frutos secos y vainilla se acomodan en un lecho de moca, maduro y seductor.
  • En boca muestra de buena acidez y con gran cuerpo, donde destacan sus taninos y su carga frutal.

Jean Leon 3055

  • Se trata del primer vino que cuenta con el binomio varietal merlot-petit verdot del Penedès.
  • Un vino ecológico, fresco, aromático y versátil, adaptado a las tendencias gastronómicas más vanguardistas.
  • Viste de color rojo violáceo, intenso y lúcido. Paradigma de madurez y plenitud frutal, que, junto a su excelsa acidez y un grado de alcohol más que respetable componen una férrea estructura que sostienen a las notas más melodramáticas de un merlot que todavía retoza en la arrolladora intensidad insolente y descarada propia de la juventud. Una dosis de equilibrio y madurez que se antoja, de nuevo, necesaria.
  • En nariz nos regala destellos de cereza de alma profunda; frutos rojos, ciruelas y moras que acuden al abrazo especiado de las notas de crianza; una suerte de danza carnal y seductora que culmina en un contexto hedonista de ensueño cargado de recuerdos de caramelo, vainilla y café; placer adulto acariciado por una crianza parcial en madera de roble que estremece los sentidos.
  • En boca se nos antoja eterno. Concentrado, amplio, de gran volumen, sus generosos taninos y la acidez que los sostiene dan paso a un final maduro que deja huella y ganas de más. Mucho más….

Confiamos en ella. La necesitamos. Nos gusta, la entendemos y nos da lo mejor de sí. La petit verdot ya es parte de la gran familia de Jean Leon…

….¿y tú?

Rafa Moreno