Escala 17: Nueva York


Puerto de amarre de Jean Leon en su periplo vital. Destino turístico por antonomasia y cuna del cosmopolitismo urbano; los habitantes de Nueva York tienen a su alcance referencias vinícolas de todos los rincones del planeta, si bien ignoran, en muchos casos, que su propio estado es el segundo productor de vino del país, por detrás del gigante californiano.

Este hecho puede deberse a que la propia industria había vivido de espaldas al hecho vitivinícola, atendiendo en sus plantaciones a variedades de vitis lambruscas locales, que, muy dulces, alimentan al cinturón agrario que se extiende al sur de las orillas del lago Erie, dedicado a la producción de zumo y gelatina.

Sin embargo, hoy el sector se encuentra en una suerte de proceso de reinvención, cambio climático mediante, que apunta a la excelencia vinícola como objetivo, mediante la adaptación de vitis viníferas de origen europeo.

Así, nuevas y jóvenes bodegas (en su mayoría, apenas alcanzan los veinte años de existencia) son las encargadas de materializar esta revolución partiendo de híbridos de variedades francesas. La mayor parte de ellas se asientan en Finger Lakes, Long Island y la región del río Hudson; algo así como la santísima trinidad del renacer vinícola del estado.

Long Island o el Burdeos estadounidense

Nos encontramos en la región vinícola más joven de Nueva York y de la que más se espera. La isla alberga en su jardín ampelográfico de 1.215ha, a las clásicas chardonnay, cabernets y merlots…

Pero los paralelismos con Burdeos van más allá, sustentándose en la particular influencia oceánica que atempera el clima y desdibuja las fronteras de las estaciones; así como en la elaboración de vinos agradables y de refrescante estructura. Aguardamos al futuro con impaciencia.

Finger Lakes: el espíritu del lago

Finger Lakes. Así se conoce a las profundas fosas glaciales ubicadas en la parte alta del estado; al sur del pequeño-gran mar interior que es el lago Ontario. Una situación bucólica entre colinas boscosas y lagos que ofrece al visitante estampas propias de la era victoriana, herencia de la actividad de los colonos británicos, y donde se cultiva la vid desde 1850.

De la “mano” del lago Ontario, tres de sus “dedos” se significan como esenciales para moderar el clima. Así, los lagos Seneca, Cayuga y Keuka constituyen, no solo tres subregiones (AVA’s en EU), sino tres fronteras naturales que suavizan los terribles inviernos. Sin embargo, nos hallamos ante un clima extremo, cuyas temperaturas pueden caer hasta los -20ºC, llegando a suponer una grave amenaza para la supervivencia de las cepas.

Esta particularidad climática se traduce en lo ampelográfico en una abrumadora mayoría de vides americanas, más resistentes que las europeas, que por estos lares se encuentran en minoría absoluta, ocupando un paupérrimo 15% del total de las 4.000ha de la región. No obstante, el potencial vinícola de la región descansa en esta pequeña proporción de viníferas europeas.

En los 60’ del pasado siglo, el doctor ucraniano Konstantin Frank demostró que las viñas de vitis vinífera de madurez relativamente temprana, como la riesling y la chardonnay, podían adaptarse a las duras condiciones de Finger Lakes con la ayuda de los porta injertos adecuados.

La riesling, aquí, soporta los rigores del invierno protegida por su resistente madera, habiendo ganado la partida a la chardonnay que no acaba de ofrecer resultados óptimos en la región. A día de hoy, los mejores exponentes de Finger Lakes ofrecen un interesante contra plano a los apreciados ejemplos del sur de Australia.

El río Hudson. En busca de su identidad

Pocos ríos tan cinematografiados como el Hudson, a cuyas orillas, y a buen seguro, Jean Leon dejó volar la vista y la imaginación… Pero más allá del glamour del celuloide y el calor de la mitomanía, y si a orígenes nos referimos, en la región del río Hudson tuvo lugar la primera cosecha comercial del estado de Nueva York. El año, 1839.

En la actualidad, la vitis vinífera sigue sufriendo para lograr una óptima adaptación a unas condiciones climáticas severas y tan solo moderadas por la influencia del propio Hudson.

En sus viñedos habitaban en exclusiva híbridos franceses, aunque el empuje y empeño de los efectos del cambio climático, de la mano de arriesgados y visionarios elaboradores, augura un futuro aferrado a las viníferas como la chardonnay, la cabernet franc e incluso la friulano.

Paciencia. Nueva York está despegando en forma de esas nuevas “raras avis” surgidas de un nuevo contexto climático que amenaza con desdibujar el actual mapa de variedades mundial.

Siempre una garantía como destino, aguardaremos con mente y paladar abiertos a la revolución silenciosa que acontece entre lagos.

 

 

 

Rafa Moreno

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Acepto que JEAN LEON, S.L.U., trate mis datos de carácter personal con el fin de gestionar las publicaciones que usted realice en nuestro blog.

Le informamos de que sus datos personales introducidos a través de la sección correspondiente de la página web https://www.jeanleon.com , (Blog Jean Leon) así como los que, en su caso, pudiera facilitar en el futuro en el marco de su relación con esta entidad, serán tratados por JEAN LEON, S.L.U., con el fin de gestionar las publicaciones que usted realice en nuestro blog. Para ejercer sus derechos de derechos de acceso, rectificación, supresión, oposición, limitación del tratamiento y portabilidad de sus datos, así como revocar el consentimiento prestado para el envío de comunicaciones comerciales, podrá dirigirse por escrito a Chateau Leon, s/n, 08775 Torrelavit (Barcelona), o mediante correo electrónico a la siguiente dirección dataprotect@jeanleon.com. Incluyendo la referencia “Datos Personales” y en ambos casos aportando una fotocopia del DNI o pasaporte. Si desea ampliar la información sobre el tratamiento de sus datos de carácter personal acceda a nuestra política de privacidad a través del siguiente enlace: https://www.jeanleon.com/politica-de-privacidad/ Mediante el click en el botón de enviar, Vd. acepta la política de Privacidad.