De vino y letras


La última novela del periodista y escritor Martí Gironell gira en torno a la vida del Jean Leon personaje (y persona).

‘La força d’un destí’ (“La fuerza de un destino”) ha sido acreedor del premio de novela Ramon Llull 2018.

La continuación natural de una tradición que orbita sobre la cultura del vino como objeto literario a lo largo de la historia; y la ocasión perfecta para descubrir cómo el vínculo entre vino y letras se pierde en la cronología. Un arraigo cultural que ha evolucionado en paralelo con las vanguardias y los diferentes movimientos artísticos; llegando a nuestros días como un ente cultural de “per se”.

El vino y la creatividad

El concepto de vino como fuente de inspiración para la creación artística es tan antiguo como el propio tiempo. Entre antropólogos y/o arqueólogos suele mencionarse el viejo axioma de: “el hombre teme al tiempo y el tiempo teme a las pirámides”. Siguiendo esta lógica, bien podríamos añadir que las pirámides deberían temer a la cultura del vino.

Lo que el vino ha hecho para crear cosas de calidad, para generar chispazos de inteligencia; para afinar los sentidos y el gusto, para evitar el ridículo, para suscitar el amor, para enriquecer la comprensión; para avivar la vida del propio espíritu, para fomentar la bondad y la sensibilidad es inenarrable por su propia desorbitada extensión. El vino constituye un elemento inseparable de la vida”.

Josep Pla, poeta.

Porque el vino exhibe una doble vertiente literaria. Una particular dicotomía que prueba que el fruto de la vid es fondo y forma de las principales creaciones culturales, bien como fuente de inspiración o bien como objeto literario en sí mismo. Fuente de creación desde que el arte es arte y el vino es vino. Un binomio indivisible que ha alumbrado parte de los mayores logros de la humanidad en forma de palabra escrita. Una manera de trascender acorde con lo debido a la vid y los/as que la trabajaron.

El vino propicia una amplitud de alma y dibuja una puerta abierta al propio interior; afilando sentidos y liberando a la mente.

Las vivencias propias como hoja en blanco y nuestro caminar por la vida como pluma dan forma y sentido a las distintas expresiones literarias que, a modo de poemas y rimas, cuentos, fábulas, novelas y ensayos; relatos y biografías; perfilan un ideario cultural que sigue vigente en nuestros días.

La Cultura del Vino como Objeto Literario

Porque el vino supone una perfecta analogía de las distintas etapas vitales del ser humano, es por lo tanto, un elemento inspirador, a su vez, en las distintas modalidades literarias. Así, la viña suele ser protagonista de muchas creaciones literarias, a modo de ente vivo de un paisaje, que, para bien o para mal, influenciará en el devenir del protagonista.

Del mismo modo, el proceso de vinificación suele representar una suerte de cuadro costumbrista, una especie de estudio antropológico que culmina con la vertiente folclórica de la fiesta de la vendimia como símbolo de libertad y capacidad creativa de los participantes.

De hecho, el autor Eduard Puig i Vayreda, en su obra ” El Jardín de Dionisos” (Ed. Brau) habla de una literatura “báquica” y hace referencia a autores tan destacados como Blasco Ibáñez o Néstor Luján como representantes de este movimiento relacionado con la cultura del vino.

Tan es así, que resultaría una empresa harto imposible establecer una lista de autores y obras que tienen al vino como objeto literario y al mundo de la vid como fuente de inspiración.

Nos basta con acercarnos a los clásicos para cobrar consciencia de la importancia de la cultura del vino en la historia de la humanidad, y por extensión, en la creación literaria:

  • La Ilíada de Homero (s. VIII aC.) está considerada como la obra literaria occidental más antigua de la que se tiene constancia. En ella, su protagonista Ulises añora “el paisaje de vides verdes que abundan en Ítaca”, su hogar.
  • Del mismo modo, Publio Virgilio (70 aC -19dC), considerado el poeta nacional de Roma, deja para la posteridad en sus Geórgicas, su segundo libro, sabios consejos para el cultivo de la vid y diferentes trabajos de campo.
  • Omar Khayyam (Persia 1040-1125) es sin duda el poeta por antonomasia y el que más versos ha dedicado a la vid y su fruto. Hecho harto significativo si atendemos a la intolerancia del Islam ante el fruto de la uva fermentada.
  • Pero si hablamos de clásicos, en el “El ingenioso hidalgo Don Quijote de la Mancha” del celebérrimo Cervantes abundan las referencias a la viña y el vino. Y no puede ser de otro modo ya que la Mancha siempre ha sido tierra de vides.
  • Del mismo modo, el atribulado poeta francés Charles Baudelaire (1821-1867), ubicado a caballo entre el romanticismo y el simbolismo, dedica siete poemas al vino en su celebrada obra “Las Flores del Mal”; libro que le haría inmortal gracias a unos versos que a día de hoy siguen siendo considerados como paradigma de la literatura báquica.

El listado, que abarcaría hasta nuestros días, sería interminable. Porque Vino, Vida y Creación conforman un único ser. Humanidad al fin y al cabo, en su mejor versión.

 

Rafa Moreno

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Acepto que JEAN LEON, S.L.U., trate mis datos de carácter personal con el fin de gestionar las publicaciones que usted realice en nuestro blog.

Le informamos de que sus datos personales introducidos a través de la sección correspondiente de la página web https://www.jeanleon.com , (Blog Jean Leon) así como los que, en su caso, pudiera facilitar en el futuro en el marco de su relación con esta entidad, serán tratados por JEAN LEON, S.L.U., con el fin de gestionar las publicaciones que usted realice en nuestro blog. Para ejercer sus derechos de derechos de acceso, rectificación, supresión, oposición, limitación del tratamiento y portabilidad de sus datos, así como revocar el consentimiento prestado para el envío de comunicaciones comerciales, podrá dirigirse por escrito a Chateau Leon, s/n, 08775 Torrelavit (Barcelona), o mediante correo electrónico a la siguiente dirección dataprotect@jeanleon.com. Incluyendo la referencia “Datos Personales” y en ambos casos aportando una fotocopia del DNI o pasaporte. Si desea ampliar la información sobre el tratamiento de sus datos de carácter personal acceda a nuestra política de privacidad a través del siguiente enlace: https://www.jeanleon.com/politica-de-privacidad/ Mediante el click en el botón de enviar, Vd. acepta la política de Privacidad.