Gastronomía | Vino

¿Qué motiva al consumidor del vino en España?

La pregunta del título de este artículo no tenía respuesta a ciencia exacta hasta ahora, cuando la Organización Interprofesional del Vino de España (OIVE) ha presentado el primer mapa motivacional del vino realizado en nuestro país. A partir de un estudio con la empresa BMC Strategic Innovation, ha profundizado en el entendimiento del consumidor a través de sus comportamientos, motivaciones, usos y actitudes.

El vino como ensalzador de momentos

Nueve han sido las categorías analizadas por la OIVE, diferenciando entre “vinos y derivados” (tinto, blanco, rosado, espumoso, generoso, sangría y vermut) y “cervezas” (estándar y Premium o artesanal). El vino es “ensalzador de momentos, acompañante gastronómico, segundo tiempo de una buena comida o cena y un conector más profundo con uno mismo, con otros y con la gastronomía”.

De la misma manera que el rol, el perfil de consumidor también cambia según la bebida. Los resultados definen al de vino como “sibarita”, “planificador” y que muestra una “mayor alternancia” con otras bebidas.

Consumo doméstico

El estudio también analiza los lugares en los que los españoles consumen vino. El 54% de las ocasiones de consumo se producen en casa, frente al 43% que tienen lugar fuera del hogar. En este aspecto, los establecimientos tradicionales (36%) y las terrazas al aire libre (24%) son las ubicaciones preferidas para el disfrute de esta bebida, seguidas de los lugares elegantes y sofisticados (12%) y los íntimos y acogedores (8%).

¿Carne o pescado?

En cuanto al tipo de comidas, el vino se distingue por un mayor consumo cuando tenemos delante un plato de carne (26%), de pescado (16%) o paella (14%).

¿Qué os parece? ¿Os sentís identificados? Probablemente, como amantes del vino y la gastronomía pensaréis que cualquier momento y cualquier plato es bueno para tomarte una copa de vino, ¿verdad?