Bodega Monumental

Bodega Monumental: el placer de tomar el vermut


Seguir con la tradición familiar. Con este objetivo, Daniel y Manel Cespedosa, decidieron recuperar la pasión de su familia por el mundo de la hostelería. Sus abuelos (Nicasi y María) fundaron la mítica Bodega Monumental, situada frente la plaza de toros en la calle Marina de Barcelona.

 

Tres generaciones después, la bodega volvió a abrir sus puertas en la calle Creu Coberta, muy cerca de Plaza España. Ya han pasado más de 4 años, y la pasión por la cocina que le transmitieron, primero sus abuelos, y después su madre Teresa, sigue intacta 80 años después.

 

El Restaurante Bodega Monumental nació con el espíritu de transmitir el placer por la buena cocina. Ofrecen una cocina mediterránea tradicional, pero con algunos toques de autor.

 

El restaurante está distribuido en tres salones diferentes. “La Bodegueta”, con una capacidad para 25 comensales, donde se pueden realizar cenas privadas o celebraciones; el salón “Muntanya” con una capacidad de 50 personas; y el salón “Mar”, la última incorporación y que les permite ofrecer una extensa carta de arroces.

 

Dani Cespedosa asegura que “comemos para alimentarnos pero también para disfrutar y ser felices. Por ello, queremos ofrecer platos llenos de sabores mediterráneos, así como aportaciones propias.

 

Su cocina está abierta de manera ininterrumpida, y esto hace que el tipo de clientela sea muy variada. Gente del barrio, turistas y amantes, como no, del vermut de toda la vida. Esta es sin duda su especialidad. Se han convertido en una vermutería-restaurant.

 

Es decir, primero se puede empezar con el vermut, los encurtidos o los berberechos, y luego, continuar con un buen arroz o un chuletón a la piedra. Además, como toda bodega, ofrecen la posibilidad de comprar vino y vermut a granel. Una tradición que se recuperó de la antigua bodega Monumental.

 

Precisamente, esta primavera, la familia Cespedosa ha recuperado la original Bodega Monumental en la calle Marina. 80 años y tres generaciones después, volverá a abrir las puertas. Esto sí, con la misma ilusión que el primer día.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*